Tecnología solar en la Amazonía

 

 DSCN3977

La tierra comunitaria de origen Tacana I se extiende, sobre las riberas del río Beni, en los municipios de San Buenaventura e Ixiamas (La Paz), Rurrenabaque y Reyes (Beni). Las comunidades se sitúan a la sombra de árboles madereros y frutales que logran mitigar -un poco- los 36°C de sensación térmica que por lo general promedia diariamente en este ecosistema.

Una característica importante de este territorio es la fuerte influencia de la convergencia intertropical, es decir: una alta variabilidad climática, que se refleja en constantes precipitaciones (que pueden derivar en inundaciones) y también un periodo de estación seca.

El río Beni es el acceso a la mayoría de ellas y sustento de su alimentación proveyéndoles de peces; en este punto es necesario mencionar que al ser un pueblo indígena, con muchas tradiciones vivas, la caza es otro importante sustento para estas poblaciones al igual que la recolección de frutos, con permiso del espíritu del bosque; a esto se suma la cría de animales menores, como cerdos y gallinas y la agricultura en pequeña escala (yuca, arroz, frejol y algunas hortalizas y verduras).

El año pasado, Christian AID, propuso a un conjunto de instituciones con las que trabaja en la Amazonía boliviana la implementación de las cocinas solares como una tecnología de adaptación y mitigación al cambio climático y de resiliencia comunitaria.

Así inicia la experiencia de las cocinas solares en las comunidades de Capaina, Bella Altura (La Paz), Bermeo y Nueva Betania (Beni), impulsada por Christian AID junto a sus copartes: la Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social, UNITAS;  la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático (PBFCC), Inti Illimani, CIPCA y Soluciones Prácticas (implementadores locales).

Sobre las cocinas solares

Esta tecnología que usa el sol como fuente de energía, responde a la concentración de la radiación solar, a través del uso de la reflexión para capturar y mantener el calor, llegando a concentrar más de 180° C.

_DSC0127

Los beneficios son altos a partir de sus 4 funciones principales:

  • La Cocina solar permite obtener: sopas, guisos, refrescos de frutas, agua hervida, leche pasteurizada, entre otros.
  • En el horno solar se pueden hornear: pan, queques, galletas, cerdo, pollo, pescado, carne, etc.
  • La caja térmica, permite usar la tecnología aún si no hubiese sol, es decir  aprovechar la acumulación y retención del calor acumulado durante el día (es decir previa exposición al sol) para usar esta energía durante la noche, cuando está nublado o durante épocas de lluvia. Si bien necesita el apoyo de una manta para envolver las ollas u otros enseres y maximizar el calor, permite obtener preparados como  sopas, guisos, mote, choclo, quinua, etc.
  • Secadores, existen iniciativas que han probado que con el uso de esta tecnología se pueden deshidratar frutas y semillas

Quiero hacer énfasis en 4 de los beneficios de estas  cocinas:

  1. Mitigación y adaptación de los efectos del cambio climático. Sin duda al no utilizar la leña como combustible para cocinar, se reduce la deforestación de árboles y bosques en las comunidades ayudando a conservar los mantos acuíferos (aguas subterráneas); son el hogar de varias especies de fauna y flora, por lo cual se mantiene la biodiversidad en la zona; capturan el dióxido de carbono del aire y liberan oxígeno al ambiente; disminuyen los efectos de fenómenos naturales que pueden causar inundaciones, deslizamientos u otros desastres (sujetan la tierra); proporcionan frutos, madera y medicina natural, etc.
  2. Salud. Las cocinas solares reducen la exposición al humo que provoca la quema de la leña y la bosta, que se usan tradicionalmente en la mayoría de las comunidades de Bolivia para prender fuego  y poder cocinar; esto disminuye no sólo los problemas en el sistema respiratorio, sino también en la vista o algunas infecciones gastrointestinales. Además al no requerir aceite en la preparación de los alimentos ayuda también al sistema cardiovascular y a los triglicéridos.
  3. Seguridad. El tema de la recolección de la leña es una actividad realizada por lo general por mujeres, niños y niñas. Al ser este un insumo primordial para la preparación de los alimentos, los bosques son cada vez más lejanas a las comunidades o viviendas familiares, por lo cual se incrementan los riesgos a sufrir algún ataque de anímameles o humanos durante el trayecto, sin considerar carga laboral. Además reduce la probabilidad de incendios en las casas y las quemaduras accidentales, sobre todo en los niños y niñas.
  4. Economía. Algunas familias utilizan gas para cocinar; por la distancia a las comunidades, los gastos referidos a la compra del mismo pueden superar los 50 Bs (USD 7) por garrafa. A ello se suma el gasto que se realiza para comprar aceite para alimentos. Con el uso de esta tecnología solar, se aporta al ahorro de la economía familiar.

De visita y degustación en la Amazonía Boliviana

 Aún recuerdo las caras de Ernesto Guari (Bella altura) y Wenseslao Mamio (Capaina), cuando incrédulos, vieron que el pollo, el arroz, el plátano y el queque que preparamos en el taller introductorio de las cocinas solares en San Buenaventura (centro poblado del municipio al cual pertenecen ambas comunidades) habían logrado una buena cocción y un sabor libre al de la leña, estaban asombrados, y merodeaban la cocina para poder entender la lógica.

DSC_0082.JPG

Nerviosos aquel día, junto a sus familias recibieron una cocina solar y algunos enseres (ollas, bandejas, mantas) para probar en sus comunidades, haciéndose responsables de cumplir con el proyecto piloto que iniciaba aquel día y que podría, de ser exitoso, beneficiar a otras familias de sus comunidades.

Durante 4 días, la comitiva conformada por personal de Christian AID, la PBFCC, Inti Illimani,  ha visitado las 4 comunidades beneficiadas con este proyecto piloto. Soluciones Prácticas acompañó a este grupo humano durante las dos primeras jornadas; y CIPCA cumplió este rol durante las dos últimas. El objetivo fue monitorear la implementación del proyecto y apropiación de la tecnología para proyectar su continuidad.

Ha pasado un año, se ha ido probando la tecnología y se ha adecuado la misma según necesidades del contexto, por ejemplo ahora tienen unas ruedas en las patas que facilitan su traslado, sobre todo para ayudar a las mujeres; además se han cambiado los accesorios de acero por unos de acero inoxidable, que responden a la constante humedad de este ecosistema, aumentando su tiempo de vida. 

A continuación voy a compartir algunas ideas muy breves sobre lo que fue nuestra visita a las comunidades de Bella Altura y Capaina, parte de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Tacana.

Bella Altura

La comunidad de Bella Altura, se ubica en las superficies altas de la TCO Tacana, es una población que se dedica sobre todo a la artesanía con semillas y madera de la especie “Chonta”, además de la producción agrícola y cría de animales menores para consumo familiar.

Como todo el territorio Tacana, una de sus mayores amenazas es la inundación durante la época de lluvias, que afecta a la población con pérdidas en la producción y deterioro de sus vías de acceso y salida, lo cual dificulta la provisión de alimentos y medicina, entre otros.

Sin duda la recolección de leña seca puede ser nula durante este periodo, evidenciando necesidades primarias en sus medios de vida durante emergencias.

Ernesto y Lurdes viven con 5 de sus 7 hijos, las dos mayores han formado un hogar lejos de sus padres, ahora también abuelos. Lurdes fue la Corregidora de su comunidad el 2014 (periodo en que la inundación afectó fuertemente a esta zona) y Ernesto cumple esta función en la actualidad.

Esta familia recibió hace un año una cocina solar; Ernesto sonríe ahora confiado, pues ha descartado dudas sobre su eficiencia y uso “la hemos usado, por eso no la hemos pintado como nos han dicho, para que vean que la usamos, no sólo nosotros, mis hijas también vienen a cocinar” señaló el anfitrión mientras esperábamos que el pescado termine de cocerse.

“Yo también la uso, cuando mi mujer tiene que ausentarse de la casa para preparar mi comida”, esta frase me confortó de alguna manera, pues demuestra que la tecnología puede ser inclusiva. Mi pensamiento se afirmó cuando Lurdes, rápidamente afirmó: “todos la usamos, en especial mi hijo Dennis, que anda haciendo experimentos todo el tiempo y le salen bien”. Recuerdo como en el taller inicial, Eddy batía los huevos, vigilaba la cocina, acomodaba las partes de la cocina para trasladarla: participaba y ya se apropiaba de ella.

_DSC0175

Esto me hizo pensar que con una innovación tecnológica de escala intermedia, de fácil acceso se pueden lograr o al menos impulsar, cambios estructurales, no sólo de género sino de generación. Afirmé la idea que alguna vez me compartieran las compañeras de Inti Illimani, pero la interioricé ante la cercana evidencia.

Sin embargo el camino aún es largo, pues durante la visita, apenas unos 5 hombres de la comunidad se acercaron a la casa de la familia Guari y sólo durante la degustación del delicioso Somó (bebida caliente hecha de maíz) con el cual nos recibieron a modo de desayuno, eso sí, todos curiosos dieron vueltas alrededor de la cocina. Las que sí estuvieron ahí mucho más tiempo  fueron 5 señoras que participaban con sugerencias en el proceso de cocción del pescado y que luego se agrupaban debajo de la sombra de un árbol para conversar y reír, a ellas se sumaban intermitentemente Lurdes y Jenny, su hija mayor, que estaban más ajetreadas con las visitas pero no perdían oportunidad de unírseles.

_DSC0150

Entonces recordé que la cocina permite también espacios que antes sólo se destinaban a esta práctica en sí misma. “Mientras puedo ir a lavar, al chaco, o incluso al pueblo”, comentaba Lurdes y reforzaba en carne propia Ernesto, añadiendo una característica importante: “(…) sin miedo a que se me queme, cuando vuelvo la comida está lista y siempre caliente”. El espacio lúdico y de interacción no se evidenció verbalmente, pero estaba ahí presente.

Capaina

Al día siguiente, con los ánimos elevados (y los cubiertos listos), partimos en bote rumbo a Capaina, comunidad Tacana parte del municipio paceño de San Buenaventura; población que a diferencia de Bella Altura, se ubica sobre la ribera del río Beni  y por lo tanto experimenta niveles mayores de afectación ante las inundaciones que llegan a superar los 7 metros de altura,  dejando a esta comunidad flotando sobre lodo y agua.

Capaina se dedica a la cría de animales menores, a la producción de árboles frutales, a la pesca (según las exigencias del Área Natural de Manejo Integrado y Parque Nacional Madidi) y a la agricultura en patios familiares, medios de vida que son afectados por las recurrentes lluvias e inundaciones de la zona.

No es casualidad que se haya elegido Capaina como una de las comunidades beneficiadas, por el contraste de su ubicación geográfica con Bella  Altura y las diferencias en las amenazas y afectaciones dentro de un mismo territorio, frente a una emergencia por inundación.

_DSC0184.JPG

La familia de Wenseslao Mamio, nos recibió con un “Gallinazo” una bebida de arroz, mezclada con canela y cocoa, con una textura similar al arroz con leche preparado igual que el Somó del día anterior en caja térmica…, debo admitir que algunos repetimos sin recelo.

La gente de la comunidad, se reunió en la sede social de Capaina,  donde se compartió el proyecto y la experiencia de esta familia, las solicitudes de la tecnología no tardaron en llegar, denotando el beneficio que ella tendría en sus vidas, a partir de la experiencia de la familia de Wenseslao (quien  fue el anterior corregidor de Capaina, con heroicas actitudes y desprendimiento con su comunidad durante las inundaciones de 2014) y su testimonio “al principio yo tampoco creía como en esa cajita se iba a poder cocinar, pero ahí está, se puede y sale todo bien, igualito como si fuera en leña”.

Más tarde confesó que el arroz era lo único a lo que él no se acostumbraba, pues le faltaba ser graneado con aceite; Rocio (Inti Illimani) prontamente cual toda una Chef, modificó la forma de tapar el arroz y dejó más convencido a Don Wense.

_DSC0199

En esta familia, la generación más joven fue la que apropio más el uso de las cocinas solares, Ruth y Susana, las hijas que asistieron al taller, estaban tácitamente a cargo de llevar adelante este proyecto en su familia. “Susana se fue a Oruro, por eso ha sido difícil llenar las planillas, porque ella era la que sabía”, comentó Daniela, otra de las hijas de Gladys y Wenseslao, quien asumió el rol de su hermana durante su ausencia, haciendo referencia al instrumento que permite dar seguimiento al uso de las cocinas solares, para ver que funciona, que no funciona y que se puede mejorar o en que se puede ayudar a las familias para lograr una mejor apropiación y sostenibilidad.

Si bien la evidencia del uso no se registró al 100%, las experiencias que compartieron en familia demostró un uso continuo de las mismas, Wenceslao animado contó que varias veces fue cuestionado por su comunidad, hasta que los invitó a hacer la prueba: “un día se aparecieron, con su carne, su arroz, sus cosas para cocinar y compartimos hasta que a la hora de la comida, ellos tampoco podían creer que se había cocinado, esa misma cara  he debido poner yo la primera vez” contó sonriendo.

“¡Y la leña!, por lo general son las mujeres que van por la leña pero los hombres también vamos y cada vez hay que ir más lejos, y eso, si hay, a veces no hay leña seca; y uno está cansado después de trabajar todo el día en el chaco, estas cocinas también nos aliviana todos en eso”.

_DSC0160.JPG

Pronto estuvo listo “el pintao”, pescado con manchas pintadas, haciendo referencia a su nombre, el plátano y el arroz, junto al olor y vapor que salieron de la cocina al abrirse, llegaron varios comensales que compartieron el patio y la comida, aprobando con caras y palabras lo deliciosa que estaba.

No tengo duda que aún falta un camino por seguir, pero el interés, la voluntad y el compromiso de las comunidades está ahí, no hay cansancio cuando se trata de mejorar.

Mónica Cuba

Soluciones Prácticas

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s